jueves, 27 de noviembre de 2014

Desolation Road



Al filo de esta sucesión de segundos sin tiempo 
despierto en medio de un aullido 
profundo para deshilachar rocas 
como polvo en nevada 
reclamo palabras de consuelo o calma 
entre las raíces profundas del silencio 
y escapo cual gusano de la mansa calma 
y al abrir los ojos 
como el crepúsculo caigo sin oponer resistencia 
en el simulacro permanente del ahora 
y sus olas 
tras los cristales miro mi estatura 
como quien gravita en otoño 
y en torno al verdugo afilo la cuchilla 
que beberá mi sangre de un trago 
lo sé, escurro la sed de mi garganta 
incluso de mis orejas sacudo las penas 
larvas de cangrejo que me acompañan 
y calan profundos agujeros 
en el maderamen de la baca que llaman alma 
  
Inexorablemente veo caer las gotas del presente 
como peregrinos albatros a mis costados 
como rocío en el asfalto sus plumas me acarician 
días repetidos en la ventana como lágrimas 
coágulos de memoria, islas de condenación 
pretéritas jugarretas del olvido desolado 

la resignación es un punto aparte 
que huele a madriguera de elefantes
rastrojos solidarios del desconsuelo
floración puberal del eden
manchas en el tapete cósmico 
a libro cerrado

saboreo un poco de aguardiente y sal 
sortilegio de vagabundo en verano mientras 
presiento que en el tapizado celeste 
aquel beozar esconde la noche 
otra vez los segundos
uno tras otro como negras rocas volcánicas 
se decantan sobre mis sienes abisales 
llegan al mar de mis delirios
y entre sargazos 
maraña de dédalos  
rinden armas y escudos sin luchar 

el esplendor de la seducción de la luz 
intenta naufragar en este páramo 
mientras calafateo los recodos de mi psique  
hambrienta
recónditos oscuros claros de la desesperación 
donde escondo garabatos licenciosos  
un par de versos 
los recuerdos del ayer perfumados
aquella infancia y aquellos suelos
que entre montañas
escurren el frío 
así saboreo el viento mientras brindo 
delicados estertores agónicos de animal en celo 
aúllo sin freno a una estrella 
frente al vórtice de mis pupilas 
me detengo  entre sorbos
gravito en torno al horizonte de sucesos 
velocidad y congelamiento a toda máquina 
vapores yacentes cual osamentas de teatro 
que estimula al vómito de soles y galaxias 
en una copa
inhaladas profundas  
aspiraciones perdidas frente al televisor 
no puedo esperar 
en mi mente el conflicto se arremolina 
las demandadas agendas del bienestar
son una ofensa más desde los púlpitos del palabreo 
las insatisfacciones repollan con el tiempo 
maná al filo de aquel infierno 
donde la exuberancia un día respiró 
como aquel vergel anclado a la costa 
donde ya no quedan ni las sobras de las sombras 
paralelas rieles oxidadas 
más de olvido y desuso, que a causa del terco salitre 
duermen incansables sobre pilares 
los fantasmas de la prosperidad 
en rigor mortis
mientras resisten el embate de las olas 
son tildes en el océano 
lastiman mis ojos de mar 
en especial cuando la tarde tiende a cobre 
y de paso se oxida el universo 
antes de que caiga con su peso la noche 
como brea y perfume el alma mía
al filo del infierno.

No hay comentarios: